13.8.04

Konrad Kujau (1938 - 2000)

Posiblemente Konrad Kujau se consideraba el único alemán que poseía una carta de Hitler dirigida al propio Kujau, en la que el führer le da plenos poderes para publicar los diarios que escribió durante la guerra. Kujau había sido hasta la fecha limpiaventanas, estudiante de arte y dueño de una tienda de parafernalia nazi en Stuttgart. También era depositario de poemas de Hitler y una secuela del Mein Kampf, además de la carta y los diarios.
Konrad Kujau (www.crimelibrary.com)
Stern, el Newsweek y The Sunday Times se frotaban las manos en abril de 1983: casi cuarenta años después del suicidio de Hitler unos documentos descubiertos en un avión alemán en 1945 darían la vuelta a la historia de la campaña nacionalisocialista que arrasó Europa. Konrad Kujau cobró entre 1980 y 1983 cerca de tres millones de libras esterlinas por desembarazarse de los diarios de Hitler. Se volvió a su país natal y en mayo del 83 las autoridades de la RFA lo detuvieron en la frontera austriaca: estaba acusado de fraude y falsificación. La carta, los poemas, la segunda parte del Mein Kampf y, por supuesto, los diarios de Hitler eran falsos.

Historiadores de alta alcurnia se dejaron querer más por los detalles de los cuadernos (pastas y hojas envejecidas, caligrafía cuidada, coincidencias históricas) que por el contenido:
«He estado de pie todo el día»
«Tengo flatulencias a causa de las nuevas píldoras y Eva dice que me provocan mal aliento»
«Recuerdo que tengo que comprar entradas para los Juegos Olímpicos para Eva»
Fue condenado a cuatro años de cárcel. Tras su salida, en 1988, se presentó a alcalde de Stuttgart, aunque no salió elegido. El resto de su vida lo consagró a realizar exposiciones de sus plagios de Monet, Klimt y del propio Hitler. Murió en Stuttgart, de un cáncer, en el año 2000.